domingo, 31 de marzo de 2013



Te yergues ante mí desconocido,
pero indiscutiblemente mío.

Alteras esa infinítupla parte de un yo,
que al final de este día,
será lo que quedó de ayer
y lo que quedará tras mañana.

Un ansia insaciable e innúmera,
pavorosamente minúscula,
de ser yo misma en tí,
mi otro yo.

Un anhelo que me sabe a pasar hambre,
necesidad latente de un nosotros.

Te yergues ante mí,
cortejándome con los ojos.

Correspondiéndote los míos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada