domingo, 20 de enero de 2013


Liberas silencios que me pertenecen,
en ese breve espacio que separa tu lengua de la mía,
y me pregunto,
cuántas puertas tiene tu sonrisa.


Precisamente tú,
tú que abres el infinito,
tú que colmas mi ser, deseo manifiesto,
de anhelos ocultos que me desarman.

Estábamos tan cerca.

Rememoro tu boca,
que solo yo conocí aun siendo desconocidos,
forzándola a instalarse en mi memoria,
alentando fuegos que creí extintos,
con su amplitud y su armonía.

 
Rememoro tu boca al marcharse de la mía,
y me pregunto,
cuántas puertas tiene tu sonrisa.













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada